2020 ha sido un año como ningún otro. Inicialmente, le dimos la bienvenida al año con mucho amor, ilusión y el entusiasmo de celebrar también el comienzo de una nueva década. Sin embargo, la pandemia global nos tomó por sorpresa. Durante los meses de cuarentena, nos invadió el miedo y la incertidumbre sobre cómo y cuándo retomaríamos nuestra vida cotidiana normal. Han pasado ahora 9 meses y hemos aprendido a convivir con esta nueva realidad. 

Personalmente, decidí aprovechar esos primeros tiempos en casa para fortalecer mi negocio, preparándome para lo que, según los expertos en el campo inmobiliario, sería un verano fuerte para el mercado. Y así fue. Cuando las regulaciones para prevenir la propagación de COVID-19 comenzaron a levantarse, recibí muchísimas llamadas de nuevos clientes que querían trabajar conmigo. En lo personal, ha sido un año muy prolífico que ha marcado un record de transacciones. Y por eso estoy muy agradecida.

Agradezo a mis clientes anteriores, que siguen siendo fieles después de trabajar juntos y recomiendan mis servicios a sus amigos y familiares. También agradezco a mis nuevos clientes del año 2020, que hicieron de mi trabajo una tarea diaria disfrutable. Me contenta el haber podido traer sonrisas a muchas familias y un nuevo comienzo en lo que ahora es su nuevo hogar. Y por supuesto, agradezco a todo mi equipo por su gran esfuerzo en este año tan intenso.

Espero que disfruten el año nuevo. Y que este año sea mejor, especialmente en lo colectivo. Que tengamos todos salud, trabajo, propseridad, y que no falte la felicidad en nuestro hogar.

Mucho cariño,

Amalia

Fotos de algunas propiedades vendidas durante el 2020…